domingo, 13 de novembro de 2016

"La rebelión", de Forough Farrokhzad


A escritora iraniana iraní Forough Farrokhzad (1935-1967) teve uma vida curta mas deixou
 belos poemas de amor, alguns dos quais se podem encontrar na antologia poética trilingue
(iraniano, espanhol, francês) numa coedição de 2011 da “Oreille du Loup” e da Universidade
 Autónoma mexicana de Sinaloa. Deixo-vos um.
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La rebelión
 

No me impongas el silencio

Tengo una historia para contar

Quítame esta cadena de los pies

Mi corazón es agitado por una pasión


Ven, hombre, egoísta, ven

Abre las rejas de esta jaula

Me hiciste prisionera de por vida

Libérame para mi último soplo

 
Soy ese pájaro

Que desde hace tiempo sueña el vuelo

Mi canto se hizo suspiro

En mi pesado corazón

Mis días huyeron en lamentos


No me impongas el silencio

Debo revelar mi secreto

Hacer oír a todo el mundo

El eco fulminante de mi poema

 

Ven a abrir la reja, para que vuele

Al cielo límpido de la poesía

Si me dejas volar

Seré una flor

En el jardín de la poesía

 
Mis labios se impregnan del azúcar de tu beso

Mi cuerpo retiene el olor de tu cuerpo

 
Mi mirada arroja sus chispas contenidas

Y mi corazón canta su dolor sangriento

 
Hombre egoísta

No digas

Tu poesía es una vergüenza

 
El espacio de una jaula es estrecho

Para el alma tomada de pasión

No digas que mi poesía es sólo pecado

 
Dame el vino de este pecado y esta vergüenza

Te dejaré el paraíso

Sus vírgenes y sus fuentes

Alójame en un rincón del infierno

 
Un libro, un lugar tranquilo, un poema, un silencio

Bastan para embriagarme de vida

Ninguna pena si el paraíso se me escapa

Otro también eterno habita mi corazón

 
Una noche que la luna danzaba despacio

En medio del cielo

Dormías y yo excitada con todos mis deseos

Tomé su cuerpo en mis manos

 
El viento del alba me daba mil besos

Y mil besos di al sol

Una noche en la prisión donde eras el guardián

Un beso hizo temblar mi existencia

 
Hombre, detén esta fábula del honor

La vergüenza me colmó de un placer delirante

El dios que me dotó de un corazón de poeta

Sabrá perdonarme

 
Ábreme la puerta

Para que me escape por el cielo límpido

Déjame volar

Y seré una flor en el jardín de la poesía

 

1 comentário: